Nuestro Origen

El Partido Izquierda Cristiana de Chile (IC) es una organización política fundada en 1971, año en que realizó una Asamblea Constituyente, entre los días 22, 23 y 24 de octubre. Previamente, en julio del mismo año, se había realizado una Asamblea de Organización, a la que concurrieron coordinadores de Comunidades por el Socialismo (CPS), miembros de un Secretariado provisorio, parlamentarios y regidores, dirigentes de frentes de masas e invitados especiales. En esta Asamblea se constituyeron secretariados regionales, se nombró una primera Dirección Nacional y una Comisión Política, junto a la aprobación de diferentes líneas de trabajo.

En la Asamblea Constituyente se abordaron importantes temas teóricos y políticos, relacionados con el apoyo al gobierno y el ingreso a la Unidad Popular. De especial significación fue la discusión y aprobación de los Fundamentos Ideológicos de la organización.

Nuestros inspiradores, nuestra verdad, nuestra consecuencia, nuestra lucha, nuestra historia.

En esos días, se desarrollaba en el país un proceso de transformaciones revolucionarias impulsado por los partidos de izquierda aglutinados en la Unidad Popular. Por su parte, los partidos de derecha, junto a gremios empresariales y el apoyo del gobierno norteamericano, organizaban la conspiración que culminó en el sangriento golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, en tanto que sectores políticos de centro experimentaban una derechización progresiva que terminaría por sumarlos a la insurrección antidemocrática y capitalista.

Esto último se producía, en particular, en el Partido Demócrata Cristiano (PDC), y esto afectaba la conciencia política y moral de los militantes demócrata cristianos que lo habían concebido como un partido que buscaba la sustitución del capitalismo por una sociedad comunitaria. Dada esta situación, optaron por renunciar a su antiguo partido para constituir un destacamento especializado que incluyera entre sus principales tareas la de la incorporación plena y decidida de cristianos al proceso revolucionario en marcha. En ese mismo momento, se sumaron a tal propósito dirigentes y militantes del Movimiento de Acción Popular Unitaria (Mapu), partido que también se había originado, en 1969, de una anterior ruptura de la democraciacristiana.

IC sin fondo-01-01.png

La IC declaró que no pretendía identificar el cristianismo con una posición partidista, ni mucho menos la acción de la iglesia Católica con la de un partido político; que no tenía la intención de monopolizar a los cristianos, ni siquiera a los de izquierda; y que la decisión de organizar un partido vinculado al mundo cristiano obedeció a razones prácticas, relacionadas con las condiciones específicas de la sociedad chilena. Se consideró, entre otras cosas, el hecho de que, en la cultura popular en Chile, así como en el resto de América Latina, existe una fuerte tradición cristiana, y que en amplios sectores sociales ha predominado cierta aversión hacia los movimientos revolucionarios y en particular hacia los de carácter marxista.

Los fundadores de la IC no se hicieron ilusiones respecto a que esta nueva organización pudieran sumarse, masivamente, militantes demócratacristianos, porque la derechización del PDC, en ese momento, afectaba en buena medida a sus bases. Las posibilidades de ser mayoría se abrían, en cambio, por la adhesión de ciudadanos no afiliados aún a organizaciones partidarias y mediante un trabajo que se definió como “una larga jornada”.

Se trataba de crear, en cambio, una organización homogénea, disciplinada, fraternal, pensando que, de ese modo, es igualmente posible influir, aportar, fortalecerse y crecer.

cropped-boletin-graduacion-014.jpg